Alimentos perjudiciales para los dientes

ALIMENTOS PERJUDICIALES DIENTES

Cuidar nuestra boca y nuestros dientes es una tarea diaria. No basta con acudir a una revisión anual o lavar los dientes una vez al día. A menudo los alimentos que ingerimos tienen un papel muy importante en el daño que le hacemos a nuestros dientes. La American Dental Association ha elaborado un estudio donde detalla cuáles son los alimentos más perjudiciales para los dientes.

· Caramelos duros. La exposición continuada al azúcar favorece irremediablemente la aparición de caries. Además, los caramelos pueden provocar rotura de dientes y astillamiento de las piezas dentales.

· Alimentos pegajosos. No son nada recomendables por la alta concentración de azúcar pero también porque se pegan a las piezas dentales y pueden derivar en daños en dientes con empastes u otras reparaciones. Además, como ocurre con los caramelos, favorecen la aparición de caries. Las chucherías y los chicles (excluyendo los que son sin azúcar) están dentro de este grupo.

· Cítricos. Todos sabemos que las naranjas o los limones son muy beneficiosos para la salud. No sólo nos aportan vitaminas sino que ayudan a depurar el organismo pero, ¿qué pasa con los dientes, los primeros que entran en contacto con ellos? Pues que las sustancias ácidas que contienen deterioran el esmalte, además de favorecer que aparezcan caries. ¿Debemos entonces dejar de tomar cítricos? La respuesta es no, aunque sí es recomendable enjuagarse la boca con agua después de haber comido cítricos y, a continuación, lavarse los dientes para evitar el efecto del ácido sobre las piezas dentales.

· Alimentos en vinagre. Con el vinagre ocurre como con los cítricos. Los encurtidos en vinagre pueden dañar el esmalte de forma permanente si se consumen en exceso y el procedimiento es el mismo que con los cítricos. Enjuagarse la boca con agua y, a continuación, lavarse los dientes.

· Hielo. Es evidente que el hielo está compuesto por agua pero masticar sustancias duras y sumamente frías como el huelo puede dañar el esmalte dental.

· Café y té. Estas dos bebidas también aportan sustancias positiva para el organismo aunque provocan manchas en los dientes y un progresivo tinte amarillo que es muy difícil de eliminar. Reducir la cantidad de café y té que bebemos y lavarnos los dientes después de tomarlos son buenas medidas para evitar los daños posteriores, además del mal aliento.

· Refrescos. A evitar en todas las dietas saludables. No sólo cuentan con demasiado azúcar en su composición sino que también contienen ácidos que puede fastidiar el esmalte.

· Alimentos crujientes o demasiado duros. Las patatas fritas o los frutos secos contienen una sustancia llamada almidón que se acumula en los dientes, causando placa. Para eliminarla se necesita un buen cepillado y una limpieza dental profesional.

· Alcohol. Entre sus efectos negativos para la salud bucodental se encuentran la tinción de los dientes, la deshidratación, la disminución del flujo de saliva y el aumento derivado de la aparición de caries e infecciones orales. Por otro lado, el consumo excesivo de alcohol puede provocar cáncer de boca.